Financiación compleja de pasivo para Start-Up’s

El presente artículo no pretende ser un estudio descriptivo exhaustivo de todas las posibilidades de financiación en el pasivo del balance de una empresa no financiera en sus fases iniciales pero sí que pretende 2 cosas básicas:

  • Recordar diferentes posibilidades de encontrar financiación para hacer posible un proyecto.
  • Recordar algunos parámetros que apliquen prudencia en el momento de tomar crédito, tanto en la puesta en marcha de la compañía como en los diferentes estadios que le han de seguir (crecimiento, madurez, etc.).

Iré –grosso modo- de más débil a más fuerte en la posición de dinero acreedor:

  1. Fondos propios: aportaciones directas de los socios.
  2. Friends, Family & Fools: aportaciones de la gente más cercana en forma de capital propio. Se constituyen como socios de la compañía.
  3. Business Angels: personas que buscan proyectos estimulantes o que entran dentro de su idiosincrasia o conocimiento profesional. Normalmente las cantidades aportadas no son muy altas pues diversifican el riesgo entre diferentes iniciativas. Se puede encontrar a través de asociaciones.
  4. Subvenciones públicas: aportación de fondos públicos (a no devolver) para el desempeño de un proyecto. Alcance nacional e internacional y, normalmente, plurianual. Se puede encontrar a través de los diferentes organismos públicos donde está radicada la empresa. Ver en sus bases de datos.
  5. Capital semilla: capital no estrictamente fundacional para las primeras etapas de crecimiento de la empresa (más mercado geográfico, desarrollo de nuevas actividades, etc.). Se puede encontrar a través de fondos especializados y pueden ser públicos y/o privados.
  6. Préstamos de socios o Business Angels: sería lo mismo que en los primeros puntos pero no como capital de la empresa sino como préstamo (deuda a devolver). Los socios distribuyen/diluyen el riesgo separando su aportación entre capital y deuda.
  7. Préstamos participativos (públicos y privados): es una figura no excesivamente conocida para terminar de dotar de más recursos financieros a la compañía. Son préstamos en unas condiciones normalmente favorables: períodos de carencia habituales, no se devuelve hasta flujo de caja positivo, tienen una parte de interés fijo y otra variable que entra en funcionamiento en según qué condiciones, etc. Se puede negociar qué parte de la cantidad de dinero aportada actuará como préstamo y qué como fondo propio. Como en algunos puntos anteriores, se deberá valorar la empresa a futuro para saber valor de las participaciones/acciones, qué porcentaje se queda cada parte y cómo se estructura el poder de decisión.
  8. Capital riesgo: aportación de capital a medio plazo con alto rendimiento financiero y con salida pactada de la compañía. Se estructura normalmente a partir de fondos ad hoc y consultoras especializadas.
  9. Financiación bancaria subvencionada (“blanda”): préstamos a un tipo de interés subvencionado para facilitar el proceso a la compañía. Normalmente se comercializan a partir de la banca comercial tradicional. Una parte de los intereses los paga la empresa y el diferencial el estado correspondiente a través de su banco público.
  10. Financiación bancaria: capítulo evidente pero que, como se ve, no es único. Deberá ajustarse el plazo (corto y largo) a la calidad/maduración del activo. Se recomienda trabajar siempre con pool bancario, con más de 1 entidad.
  11. Mecenazgo (o micromecenazgo, CrowdFunding): aportación de terceros que puede tomar la forma de acciones, recompensas derivadas del proyecto, Royalties, etc. El mecenazgo es una forma legal conocida desde hace tiempo, renovada gracias a las nuevas tecnologías donde es posible acceder a muchos potenciales pequeños “inversores” desde la red.
  12. Esponsorización: consecución de dinero a través del patrocinio de una persona o compañía externa con ciertas sinergias con el proyecto, producto o servicio desarrollado. Tiene un uso más bien publicitario y comercial.

Para la mayoría de estos productos, se piden garantías, avales y para cuando se han agotado las mismas, existen las sociedades de garantía recíproca (SGR) que actúan de forma mutualista y permiten ampliar la posibilidad de recibir préstamos pues las garantías se han ampliado por el fondo del conjunto de socios.

No todos los productos se utilizarán a la vez, deberán ir entrando en el pasivo de la empresa según la necesidad de crecimiento (activos como maquinaria, naves, hardware, etc.) o de circulante (para más fuerzas de ventas, campañas publicitarias, etc.): se deberá ir vigilando cada etapa de crecimiento de la compañía a través de su tesorería en detalle (saldos, fondo de maniobra, etc.)

Como complemento a medio-largo plazo para ver la salud de la financiación del crecimiento, se tendrá que ir vigilando siempre ROA (Return On Assets), ROE (Return On Equity) y el coste medio ponderado de pasivo: se ve así si el efecto de la palanca financiera es positivo o no, si es interesante endeudarse o más vale esperar un poco en el crecimiento y sanear balance.

Último comentario: atención a la compatibilidad de la política de dividendos con el grado de endeudamiento no sea que descapitalicemos la compañía. Recomendación: dependiendo del país, del sector y de la situación económica concreta pero 50% fondos propios/50% deuda es un máximo aceptable.

Artículo publicado en la revista de la Fundación ASIMA

14 de septiembre de 2014 por Albert Vila | Temas: Emprendedores, Empresa, Finanzas

Enviar comentario

Los campos obligatorios están marcados *