Evolución del euribor

Aunque bastantes analistas hablaban de más rebajas en el tipo oficial del dinero en la última reunión del Banco Central Europeo (BCE) de Enero de este año, la situación macroeconómica de la zona euro no lo ha permitido/aconsejado.

El nuevo equipo del BCE está dando buenas soluciones a los problemas endémicos del euro y, como tal, está muy cerca del mercado. La histórica lenta reacción de dicho organismo no lo es tal en estos momentos.

Basta leer de manera cuidadosa y continua las actas y publicaciones del BCE donde se aportan datos para el análisis y la previsión de situaciones a futuro.

En su último Boletín Mensual de Enero (y anteriores) se puede ver que la evolución de las masas monetarias M1 y M3 crecen de manera decidida, como en los primeros trimestres de 2009, donde se estaba compensando la potencial quiebra del sistema financiero mundial después del Default de Lehman Brothers con políticas heterodoxas o expansiones cuantitativas (QE).

La evolución del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro (UEM) (*) y su previsión para el 2013 obliga a mantener a un buen ritmo la emisión de papel moneda y compra de deuda si se quiere, como dicen los diferentes gobiernos, aun seguir en el camino de la consolidación fiscal.

Esta inyección sustancial de la Commodity dinero permite que la economía, aunque al ralentí, no se detenga y tengamos un ligero repunte de la inflación de los bienes y servicios generados, y el precio del dinero (Euribor a todas las edades) reacciona en consecuencia al alza desde el Diciembre pasado.

(Las autoridades monetarias y las entidades reguladoras no ven problema por el momento ya que el efecto fiscal en la inflación va a la baja: no es posible seguir subiendo de forma tan marcada los impuestos y las tasas en ningún país de la zona euro pues la renta disponible es baja y el PIB de la UEM así lo denota. (*))

En resumen, cambio a medio plazo de la tendencia de los tipos de interés, lo que puede hacer cambiar las decisiones en el momento de coger deuda o colocar excedentes de tesorería.

(Todas las observaciones y comentarios están basados en documentación oficial que aporta datos cuantitativos en la mayoría de los casos y modelos matemáticos propios de correlación.)

24 de enero de 2013 por Albert Vila | Temas: Banca, Macroeconomía

Enviar comentario

Los campos obligatorios están marcados *