Baltic Dry Index (BDI)

Para ver el comportamiento real de la economía, como de cualquier otro sector, necesitamos disponer de variables objetivas.

Este índice (BDI) es muy interesante por ser mundial y por ser bastante representativo de la economía real, la economía subyacente a la economía financiera o especulativa.

Sus orígenes se remontan al 1744 cuando en Londres se reunión patrones y capitanes para negociar transporte -tipo de producto y cantidad- y sus fletes. Si conocemos aquella zona del norte de Europa, desde los países bálticos hasta Escocia, pasando por Escandinavia, ha sido un espacio económico constante y continuado a lo largo de los siglos de manera que tomar como referencia este índice no está fuera de lugar.

Es a partir de finales del s. XX que sus ratios e índices se refieren al comercio mundial y podemos encontrar datos de toneladas fletadas a diario en los principales puertos y rutas mundiales, sus precios, por tipos de buque, etc.

A su vez, para evitar las oscilaciones, veremos índices con ponderaciones medias, logarítmicas, de más o menos periodo de tiempo, etc. pues la lectura día a día puede tener oscilaciones muy marcadas.

Reiteramos su interés por que refiere el nivel de actividad económica mundial real: se transportan bienes que se compran y venden.

Si bien es cierto que con la nueva ingeniería financiera, en determinadas épocas, se ha llegado a nivel mundial a tener ratios de 25% economía real, 75% economía financiero-especulativa, en estos momentos fijarse en parámetros “sin humo” es muy prudente e interesante.

Con su seguimiento diario se puede adivinar el comportamiento de las grandes áreas económicas (Norteamérica, Europa y China) pero también movimientos de actores económicos menores (por ejemplo, en los incendios masivos de Rusia Oriental del verano de 2010 se observó un aumento de la actividad por el envío de grano de trigo).

Con su observación continuada se advierten movimientos económicos como una mayor importación de carbón a China por un invierno más frío de lo normal o cada vez que sube el precio oficial del dinero para contener/enfriar la “burbuja” económica de la construcción en dicho país, disminuye el tráfico por el hierro corrugado que deja de importar de Australia para las estructuras de los edificios civiles.

Es un gráfico sensible y sin distorsiones. Cuando los dirigentes políticos dicen que la recuperación ya se está viendo o que será en L, U, V o W, basta con acceder a internet y allí vemos la realidad: http://www.bloomberg.com/quote/BDIY:IND.

Por demás, no es muy usado en la Europa latina y será un factor competitivo diferencial para aquella organización que lo use en sus previsiones.

18 de abril de 2013 por Albert Vila | Temas: Empresa, Finanzas, Gestión, Macroeconomía

Enviar comentario

Los campos obligatorios están marcados *